La Cuarta Teoría Política (4TPes)

Antena en español para una Cuarta Teoría Política

El populismo moderno

por Alexander Dugin – Últimamente, los intelectuales europeos están discutiendo un nuevo concepto político cada vez más relevante: el momento populista.

Se preocupan, por un lado, por los schmittianos de izquierda, con gente como Chantal Mouffe y, por otro, por el brillante ideólogo de los conservadores europeos y de la “Nueva Derecha”, la figura más formidable e influyente de la Europa intelectual, el filósofo Alain de Benoist. Tanto la derecha como la izquierda están publicando textos dedicados al momento populista, cada uno ofreciendo diferentes interpretaciones, argumentos y predicciones para el futuro.

¿Qué es el momento populista?

Ante todo, es la aparición en la política de líderes que se vuelven extremadamente populares al apelar a las grandes masas sin preocuparse por la coherencia ideológica de sus plataformas y de sus posiciones. Estos son ante todo Putin y Trump, cuyos puntos de vista son difíciles de calificar en categorías convencionales de derecha, izquierda, etc. Estos líderes entienden y sienten a la sociedad, lo que realmente quiere, por lo que se esfuerza, lo que piensa, lo que teme, y responden a estas expectativas directamente sin molestarse en expresarlo en algún tipo de sistema. Y esto está funcionando cada vez mejor. Ya sea por accidente o por fracaso del sistema, esto se está convirtiendo gradualmente en una tendencia. Después de Trump, esto es ya una realidad global que no puede ser ignorada.

En segundo lugar, la democracia liberal está en una crisis flagrante y completa. Dondequiera que intenta actuar abiertamente e insistir directamente en sus valores ideológicos -derechos humanos, política de género, cosmopolitismo, sociedad abierta, globalización, etc.- sus representantes sufren sistemáticamente el fracaso. El liberalismo todavía controla muchas esferas como las finanzas globales, los medios corporativos globales, la cultura, la educación y la tecnología, pero en la sociedad ya es esencialmente rechazado. El fin de la historia no ocurrió y el propio Fukuyama, como un completo perdedor, ahora está murmurando acerca de cómo Estados Unidos son, usted ve, un estado fallido. El liberalismo está muerto. Pero no son sus antiguos enemigos, el comunismo y el fascismo, los que lo destruyeron, sino algo nuevo. El populismo. Cualquier populista, ya sea a la derecha o a la izquierda, puede vencer ahora a cualquier liberal.

En tercer lugar -y esto ya se vuelve más serio- un nuevo sujeto, un nuevo fenómeno está emergiendo en la vanguardia de la política: el pueblo, o populus, de ahí el “populismo”. El pueblo está ausente en las ideologías de la modernidad. No hay pueblo en el liberalismo, cuyo sujeto principal es el individuo. No hay pueblo en el comunismo, donde la clase es lo más importante. Tampoco hay pueblo en el fascismo, ya que que el énfasis está en el Estado. Todo esto permanece en el siglo XX. Ahora desde la vuelta de la esquina se está movilizando algo olvidado o en conjunto nunca considerado: el pueblo. Esto no es simplemente la suma de individuos, clases o ciudadanos con pasaportes y permisos de residencia. Es algo vivo, orgánico, total, siempre cambiante, y evitando definiciones estrictas. El pueblo vive más tiempo que las personas. Tiene diferentes ciclos y diferentes escalas. Confía en el mito y es escéptico de la ciencia. Incluso si el pueblo es cobarde, es admirado por los héroes sin miedo. Incluso si es ruin, ama sinceramente la belleza. Y ahora este pueblo entra en activa contradicción con el sistema político existente.

El pueblo no es ni la izquierda ni la derecha. El pueblo está a la vez por el orden y por la libertad, por un estado poderoso y por la justicia social, por la fuerza y por el día de fiesta continuo. El pueblo une fácilmente los opuestos sin darse cuenta siquiera. El pueblo vive según una lógica particular que no tiene nada que ver con las normas de la ciencia política moderna o la sociología. El pueblo no siempre es lo que otros piensan de él. No se presta a ser calculado o contado. Procede desde una lógica diferente a la de la Ilustración y las sociedades de la modernidad. En cierto sentido, el pueblo es muy antiguo. Se nutre de los jugos de la eternidad.

El pueblo como concepto político está apareciendo hoy en oposición al liberalismo. Los liberales gritan sobre una amenaza fascista o comunista-fascista, y son incapaces de comprender la esencia del momento populista, que interpretan a través de viejos clichés. De ahí por qué están perdiendo. De ahí por qué están condenados.

Y sin embargo tanto la izquierda como la derecha son unánimes en pensar que esto es sólo un momento, un período limitado de tiempo, una especie de quantum en el movimiento histórico. Probablemente nadie puede decir si el pueblo y, en consecuencia, el populismo es un sistema, programa, estrategia o simplemente una corrección temporal en el camino de la globalización liberal. Los globalistas tuvieron su momento a principios de los años 90, el momento unipolar. Arruinaron todo lo que pudieron durante más de treinta años, convirtiendo la globalización y el mundo unipolar en una horrible caricatura. Los reformadores en Rusia en los años 90 hicieron lo mismo con la democracia. Ahora llega un momento diferente. El pueblo está apareciendo en el escenario de la historia del mundo. Esta es una oportunidad, un riesgo, una responsabilidad y un desafío. Pero es nuestro momento. No utilizarlo sería un verdadero crimen.

Sí, así es, no aprovecharse de un momento populista tal sería tonto e incluso criminal. ¿Pero hay un crimen que todavía no hemos cometido? Por desgracia, todo descansa sobre nuestros hombros. Sin embargo, esta es una oportunidad maravillosa y abierta para una alternativa verdadera, una alternativa rusa.

Dugin’s Guideline.

Fuente: Eurasianist Archive.

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 03/04/2017 por en Alexander Dugin, Autores, Globalización/Mundialismo, Liberalismo, Reflexiones y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: